June 24, 2024

Office Address

123/A, Miranda City Likaoli
Prikano, Dope

Phone Number

+0989 7876 9865 9

+(090) 8765 86543 85

Email Address

info@example.com

example.mail@hum.com

Cultura

Carla Gutiérrez, en un documental, entra a la mente de Frida

Carla Gutiérrez, en un documental, entra a la mente de Frida

Ganador del premio de edición de documental estadunidense Jonathan Oppenheim en el Festival de Cine de Sundance 2024, el largometraje Frida. Su verdad, su arte, sus palabras es un “retatro íntimo para entrar en la mente de la pintora mexicana”, destaca la directora peruana Carla Gutiérrez.

Debuta así con este filme de 87 minutos, cuando ya cuenta con una larga trayectoria como editora fílmica.

La cinta se estrenará únicamente en los cines de México, bajo Cinépolis Distribución, este 9 de mayo, mientras que en el resto del mundo se puede ver únicamente, desde el pasado marzo, en Amazon Prime Video. El documental contiene animaciones de varias obras de la autora de La columna rota (1944) y Las dos Fridas (1939), y está basado en su diario, con entrevistas que le efectuó a Raquel Tibol, quien fuera crítica de arte de Proceso, además de ensayos y numerosas cartas que la misma artista plástica escribió a sus seres queridos.

La actriz Fernanda Echevarría del Rivero, también del Perú, efectúa la voz de Kahlo en off. Se escucha al principio de la película:

“¡Pinto porque lo necesito!”.

Y casi al final se oye otro fragmento de la creadora de El venado herido (1946):

“En mi vida he pintado poco, sin el menor deseo de gloria, ni ambición, con la convición de antes que todo darme gusto, y después poder ganarme la vida con mi oficio. He perdido una serie de cosas que hubieran llenado mi horrible vida, pero la pintura me completó la vida”.

Gutiérrez, con una maestría en cine de la Universidad de Stanford, ha sido la editora de RBG, La corona, Reportero, Chavela Vargas, Julia y Pray away: La cruz dentro del clóset. Enfatiza que deseaba ir mucho más allá del símbolo en el que se ha convertido Frida, “y más que todo encontrarla como un ser humano, un ser complejo, un ser con debilidades y fragilidad, y además con mucha pasión y mucha fuerza”.

En Frida…(Estados Unidos 2024), producido por Katia Maguire, Sara Bernstein, Justin Wilkes, Loren Hammonds y Alexandra Johnes, se muestra a Kahlo desde muy niña hasta su muerte. Destacan un sinnúmero de fotos de ella y audiovisuales de archivo en blanco y negro donde es captada. Se habla por supuesto de su accidente, su relación con Diego Rivera, su estancia en Estados Unidos, su contacto con el surrealista André Bretón, y del dolor físico que le dejó aquel terrible accidente. En general se muestran las complejidades de sus pensamientos y su arte.

Gutiérrez es reconocida por sus documentales nominados al Emmy y al Oscar, y forma parte de la Academia de Cine y de Editores de Cine Americano.

“La historia es la que me llamó, me pidió dirigirla”, manifiesta la realizadora al destacar que creó el largometraje en un año y medio. Cuenta:

“Soy peruana, migrante en Estados Unidos, llegué a ese país a los catorce años, y la primera vez que vi un cuadro de Frida tenía diecinueve años de edad. Se llama Borderline, que muestra a Kahlo entre la frontera de Estados Unidos y México. Y como migrante poseía mis ideas sobre Estados Unidos, el cual en muchos casos no es un mundo que te da la bienvenida con los brazos abiertos, y estaba extrañando y romantizando mucho mi relación con mi nación natal”.

Narra su experiencia al ver Borderline:

“Dije: ‘Eso es lo que yo estoy sintiendo, es Frida pero realmente reflejó mis emociones’. Así que ese fue el comienzo de mi obsesión. Leí mucho sobre ella. Conocí todos los detalles de su vida, y ya más madura me seguí conectando con sus pinturas. Como muchas mujeres –más de lo que pensamos–, también tuve un aborto espontáneo, no tan dramático como el de Frida, pero en esa pintura yo sentí un refugio, y le agradecí mucho a la artista, porque las mujeres ni siquiera hablamos entre nosotras de esas experiencias, y ella lo dijo abiertamente. Hizo un retrato de lo que le sucedió”.

Sigue:

“Tengo años editando proyectos de mujeres importantes, por lo que ya cuento con experiencia trabajando con material de archivo y dándole voz a destacadas personalidades. Yo pensé: ‘La combinación de todo como que me da la confianza de poder crear esta historia sobre Khalo de la manera en que creo’. Cuando tuve la idea, realmente la motivación fue ver que existía el testimonio que ella nos dejó escrito y en sus pinturas. Así que ella misma podía contar la mayoría de su historia en la pantalla grande. Al comenzar la investigación, cuando ya reunimos todo el material que dejó escrito, como que Frida dijo: ‘Yo voy a contar mi propia historia, así que déjame el micrófono’”.

Rememora que debía encontrar todo el material de archivo que se pudiera, todos los escritos de Frida que están en distintas partes del mundo, en museos, en colecciones privadas, en la Casa Azul de Coyoacán, en fin. Partió de la biografía escrita por Hayden Herrera, “que es como la Biblia sobre la vida de Frida Kahlo, porque ella comenzó su investigación en los setenta, cuando todavía vivían muchas personas que habían conocido a la artista”.

Habló con Hayden:

“Nos abrió además su investigación original. Actualmente ella vive entre Nueva York y Vieques. Es estadunidense, pero tiene apellido latino porque se casó con un arquitecto que, si no me equivoco, era guatemalteco”.

–¿Cómo fue que escogió para el documental los fragmentos del diario y las cartas que escribió la pintora?

–La interrogante era cómo capturar realmente su  espíritu. Y también cómo poder hacer esa conexión de su experiencia vivida con su voz en la voz de la actriz. Por ejemplo, para mí era muy importante presentar su espíritu un poco rebelde, que contradecía las presiones sociales que tenemos todas las niñas latinoamericanas creciendo en un ambiente muy católico. Se buscaban fragmentos que mostraran esos sentimientos, que la representaran a ella y a su voz fuerte, su pasión y su curiosidad.

–¿Cómo fue darle forma al documental con los materiales fílmicos de archivos y también con todas las animaciones para que realmente tuviera la película un estilo y dinamismo?

–Realmente queríamos aprovechar ese contraste del mundo real que inspiró y formó a esta artista, pero incluso deseábamos presentar su mundo interior para escuchar su corazón y sus emociones. Entonces el material de archivo nos permitía presentar al México y los Estados Unidos que ella vivió. Escogimos tomas de archivo como si el público lo estuviera viendo junto a la mano de Frida o a través de los ojos de la creadora.

“Un lindo contraste es pasar de ese mundo que por la época era en blanco y negro a la explosión de colores. Tratamos de que el público literalmente se zambulla dentro de su mundo interno, y que comience a nadar dentro de la piscina de sus emociones, como estar dentro de su corazón, y como entrar en su mente, y decidimos animar el arte, darle un poco de movimiento para que la historia continúe en un espacio cinemático y darle una vida cinemática porque el arte de Frida es el arte de Frida”.

–¿Fue complicado conseguir los derechos para poder trabajar la animación con las obras de Kahlo?

–Diego Rivera otorgó los derechos de Frida y de él, tanto de obra como de escritos, a un fideicomiso irrevocable para otorgarle el derecho al pueblo mexicano, y ese fideicomiso lo maneja el Banco de México. Lo sensacional es que por eso es posible tantas historias en torno a Frida. Todo artista que quiera hacer una versión de Frida puede ir al fideicomiso y preguntar, lo cual a mí me parece extraordinario, porque hay herederos de personas famosas que dan sólo exclusividad para una versión. Su historia se va a poder seguir contando de maneras distintas, y eso para mí es un regalo para el pueblo mexicano.

“Para este documental se efectuó una investigación grande, no sólo para hallar todas las imágenes fotográficas de Frida, también utilizamos el corto de las películas de Frida, quizá sólo existan cuatro minutos, y hay unas tomas en off que no pudimos conseguir. Fue una labor muy intensa y muy bonita, porque en los años veinte todas las imágenes de México son estáticas. Hallamos a un señor que ha estado comprando películas caceras en mercados y tenemos unas tomas de él.

“La idea de la animación es zambullirnos abrazando a Frida. Ahora, decidir animar su pintura fue una decisión riesgosa, que la tuvimos desde un comienzo porque también es una determinación costosa. La animación cuesta mucho. La intención era enfocarme en el contenido emocional de cada pintura. Nunca traemos elementos externos a las pinturas, pero sí extendemos los objetos que existen dentro de la obra, y sigo feliz con esa decisión”.

Para subrayar:

“Tocar el arte de un artista tan famosa es una decisión difícil, pero lo necesitamos hacer para darle vida de una manera singular”.

–Se le ha escuchado decir constantemente que es un documental para las mujeres. ¿A qué se refiere?

–Las mujeres estamos muy acostumbradas a vivir nuestros sufrimientos en silencio. De no hablar fuertemente con nuestras opiniones, y Frida para mí es un ejemplo de una mujer que se dio el permiso a sí misma de decirlo todo abiertamente, aunque a veces era difícil y muy doloroso, pero nos dejó su voz de una manera muy honesta en sus pinturas.

“Frida ahora representa mucho para otras comunidades. Ella, cuando no se mantenían las normas de género, se presentaba de una manera muy masculina cuando era joven. Le importaban mucho algunos rasgos masculinos y le daba más énfasis a su bigotito, no se rasuraba, y para ella era eso muy sensual.

“Para la comunidad ‘queer’, las personas que no se consideran femeninas ni masculinas, es muy importante. Lo mismo para la gente que posee límites físicos, dolor físico. También para los migrantes latinos en Estados Unidos, y estamos los que tenemos conexión personal con su arte por comunicarse tan abiertamente, eso conecta con muchísima gente”.

–El documental, ¿queda fuera de la fridomanía y el feminismo o se integra a los dos movimientos?

–El término de ser feminista no existía en esa época. Frida estaba simplemente hablando abiertamente y buscando un balance en ser mujer en ese contexto social. Para mí sí es un símbolo feminista, no porque decidió tomar un término, sino por las libertades que se dio a sí misma, y que yo creo que muchas mujeres buscamos.

“En cuanto a la fridomanía, realmente la intención era irnos mucho más allá del ícono, irnos mucho más allá del símbolo en que se ha convertido Frida”.

Ultima:

“Queríamos realmente que el público tuviera una experiencia con la vida de Frida, por eso no la estamos mirando desde una distancia histórica, no tenemos entrevistas con expertos, no estamos viendo La Casa Azul como se ve ahora. Estamos intentando que el público sienta a Frida como si estuviera todavía viva”.

About Author

InfoHuasteco

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *